12

TESTIMONIO 4MAR: ALBERTO, “DESPERTÉ”

Alberto_384_2

Desperté una tarde de junio del año 2007 en el salón de un hotel en las entrañas de la ciudad de Nueva York… En ese momento brotaban de mi corazón en forma de palabras que volaban por el aire todos aquellos sueños a los que nunca les había dado  el permiso de ser libres: “¡quiero amar!, ¡quiero una madre feliz!,  ¡quiero una familia unida!, ¡quiero ser amado!, ¡quiero ser libre para elegir quien soy!, ¡quiero tener la capacidad de mirar hacia adelante!, ¡quiero niños felices!, ¡quiero un mundo unido y abundante!… ¡quiero…!… ¡quiero…!”. Unas pocas horas antes me había levantado de mi sitio en un ejercicio de ojos cerrados convencido de que aquel sitio en el que me había metido mi amigo Daniel era, sin duda, una secta. Siempre había vivido en el paradigma de llevar razón, el mundo entero podía gritarme que estaba equivocado pero mis oídos siempre se cerraban a todo aquello que no era como yo esperaba: “la gente es egoísta y sólo quiere hacerte daño”, “no puedes confiar porque te van a traicionar”, “las cosas son como son, no se pueden cambiar”… y sin  duda eso era lo que yo veía en el exterior. Ahora miro atrás y veo la arrogancia con que me moví en esos momentos: me creía más inteligente que todas aquellas personas que estaban en la sala, deseando que no me fuera… los vi pequeños, manipulables, ingenuos y sin duda… ¡yo llevaba razón!… Agradeceré eternamente las palabras de mi compañero Joseph que lanzó palabras certeras sobre mi corazón mientras yo caminaba hacia la puerta de salida… y confié… A partir de ese momento un mundo entero de posibilidades se abrió antes mis ojos y desde entonces mi vida, la de mi familia y la de otras muchas personas no volverán a ser las mismas… porque tuve la valentía de ver que el Océano Atlántico era tan sólo una pequeña charca entre yo y el mundo que quería vivir…

Abrí mi corazón de par en par y permití al AMOR que entrara en mi vida. Ese AMOR con mayúsculas que algunos pocos privilegiados tienen la suerte de vivir y que hasta entonces pensaba que no estaba disponible para mí. Esos amores que te inundan el corazón y que brotan de los ojos en forma de lágrimas de felicidad y de la boca en palabras sinceras y profundas. Aprendí a quedarme dormido con la nana que canta un corazón cuando te apoyas sobre el pecho que lo guarda… y también a ser generoso, a poner mis manos para dejarlo volar cuando llegó el momento de la despedida. Supe hacerlo sin drama y con la gratitud que los pájaros muestran cuando el sol del amanecer les regala un nuevo y único día…

Vi la VIDA  correr por las venas de mi madre y explotar en colores y risas. Recuperé a una madre veinteañera en el cuerpo de una mujer de 75 (http://blog.4mar.es/testimonio-4mar-rosa-si-quieres-puedes/). La disfruto con toda mi alma, día a día, con la certeza de que lo vivido, ni si quiera el tiempo puede arrebatármelo. Te quiero.

Recuperé a mi hermano perdido (http://blog.4mar.es/testimonio-4mar-jesus-una-segunda-vida/) y aprendí de él que se puede llegar a ser águila imperial… y vivir cuantas vidas uno se proponga… Aprendí a ser hermano pequeño, a dejarme querer por cupidos y bailarinas de ballet…  a sentir el amor fraternal y permitir sus cuidados… aprendí también a respetar la altura en que gaviotas, cupidos y otros seres mitológicos eligen volar… y quererlos igualmente.

Aprendí  a atravesar el infierno de la incomprensión, la aprobación y la imagen y a salir airoso,  curando mis quemaduras con una mano y, a la vez, manteniendo la antorcha de mi visión bien alta sobre la otra. Descubrí que yo soy el único que puede verse pequeño, que los demás sólo son obedientes con la imagen que yo mismo proyecto. Elegí una interpretación de mí poderosa, responsable y segura… y así es como el mundo me ve… porque yo lo elijo.

Aprendí que vivimos encorsetados en las interpretaciones que podemos elegir por nuestra experiencia vital y que, al fin y al cabo, la vida es un juego de enrolar y que la pregunta es “¿en qué conversación quiero enrolarme?”… si en conversaciones víctimas y negativas… o en conversaciones responsables y positivas… que al fin y al cabo yo soy el que elige el puerto al que quiere arribar… Aprendí a perdonar y a perdonarme, a caer y a levantarme… a sentir el latir de un corazón en un abrazo sincero… a ver a mi padre en mí y a admirarlo y quererlo… a sacar el niño Picassín que dibuja la vida en colores de amor, aventura y confianza…

Recuperé la capacidad de convertir los sueños en realidad, de disfrutar de los logros de las personas a las que apoyo, de seguir soñando con un mundo justo y solidario y tomando acción comprometida para que mis ojos puedan verlo antes de que la muerte llame a mi puerta… y que cuando lo haga mi gente sólo pueda encontrar evidencia de una sola cosa y así lo exprese: “VIVIÓ”.

Mi nombre es Alberto y siempre fui imparable, la única diferencia es que ahora… LO SÉ.

 

Alberto Ortega Cámara, NYCLP 53, Impacto 0, Visión 0, Visión 4, PHD 1 y Aventura 1

Archivado en:Testimonios Tags: , , , , , , , , ,

Recibe noticias

Marcar este artículo

Artículos relacionados

12 de respuestas to "TESTIMONIO 4MAR: ALBERTO, “DESPERTÉ”"

  1. 4mar dice:

    Gracias hermanito por salvarme la vida. Te quiero.

    Jesús Ortega.

  2. Soledad Riveros dice:

    Alberto, despertaste!
    Y despertaste los corazones y los sueños de tantos y tantos…
    Sigues haciéndolo cada día porque VIVES!!! porque eres y porque nos incluyes en tus sueños.
    Con admiración, respeto y amor,
    Sole

  3. Dani dice:

    … Y siempre te estaremos agradecidos Alberto.
    Gracias por todo.

  4. GENIAL ALBERTO,ERES GRANDE,PODEROSO ,LLENO DE AMOR HACIA TI Y SOBRETODO HACIA LOS DEMAS,TU MUNDO ES NUESTRO MUNDO,SIN TI ESTO NO HUBIERA SIDO POSIBLE,,,,,,GRACIAS TE ADMIRO……..

  5. Caro Mera dice:

    Gracias por enseñarme a ver mi grandeza en tus ojos, gracias por mostrarme todo un vestidor llenito de trajes y disfraces de colores. Gracias por formar parte de mi vida y de tantas vidas.

  6. jose maria dice:

    Alberto, piensa que cientos (y multiplicando¡¡) de corazones te estamos agradecidos y en deuda por hacernos llegar ese despertar y tranformación, para mi es un honor haberte conocido y unirme en parte a tu visión, liderando nuestras vidas¡¡
    Felicidades, Mil gracias y un fuerte abrazo¡¡¡

Incluir Comentario

Enviar Comentario

© 2017 Blog 4mar. Todos los derechos reservados.
desarrollo por ReInSpirit.com