0

#Testimonio4MAR: MACARENA, “Y CUANDO MENOS LO ESPERABA…LA MAGIA ILUMINÓ MI CAMINO. “

foto-macarena-v26

”Te veo poderosa, créeme que sí” Esas fueran las palabras que me regaló un chico una noche de verano impregnado de estrellas. Nos miramos fijamente a los ojos, y acariciando mi mano, me deleitó con esas dulces palabras, ese feedback.

En ese momento, el mundo que yo creía conocer se tambaleó ante mis pies, y unas emociones empezaron a recorrer mi interior, ”¿Qué estoy sintiendo?”. Mi corazón bombeaba rápido, incluso le respondí: ”¿Tú crees que soy poderosa?” Reí inocentemente, para cubrir con un velo el nerviosismo que comenzó a embargarme, porque en mi interior comenzó a batallar ideas y pensamientos de que yo no me merecía esas palabras, yo no era así… no lo entendía en ese momento. Él, por el contrario, se mantuvo firme y decisivo, repitiéndolo en diferentes ocasiones durante esa noche.

Entres risas, cruces de miradas y confesiones de madrugada, algo crecía en mí, era mágico…Estaba confusa, sí, sin embargo no quería dejar de escuchar a ese chico de ojos profundos. Yo quería quedarme allí. Y de repente de forma natural, me habló de unos procesos de inteligencia emocional que le apoyaron mucho y claro haciendo uso de mi eterna curiosidad como si de una niña pequeña fuera, (que lo soy)…pregunté buscando más y más respuestas, descubriendo de este modo los cursos   de 4MAR y el gran apoyo que daba a muchísimas personas. Concretamente recuerdo que me lo definió como ”un proceso de transformación de la persona”

Tras acabar esa noche, de tres cosas estaba muy segura:

  • La primera era que ese chico había calado en mi interior, me estaba enamorando.
  • Segundo que yo me estaba comprometiendo a asistir a esos talleres de 4MAR que te enseñaban, mostraban y explicaba temas muy importantes en tu vida, de las cuales, pasamos por alto y no somos conscientes de lo cerca que se hallan.
  • ..que algo en mí, se activó, un clic, una chispa, algo diferente…Si tan bueno era todo lo que estaba sintiendo ¿para qué no permitirme seguir experimentando y descubriendo, si lo que sentía era positivo y me estaba ilusionando? si ese proceso te apoyaba  a una transformación mejor de ti, a conectar con quien eres y tus sueños…¿para qué no probarlo? Me sentía rara, como si una luz mágica hubiese iluminado mi vida esa noche, mi vida se estaba abriendo paso nuevos descubrimientos.

Al cabo de dos semanas, se me presentó la oportunidad de acudir a los talleres de 4MAR, “Taller de Matrices”, acudí con una amiga, y recuerdo como si fuera ayer, la palabra mágica que he aprendido desde ese día y durante mi proceso: ”Confía”.

Y así fue…acudí a los talleres, a todos, sin perderme ninguno, aumentando mi llama de vida, y conociendo en ese camino a personas maravillosas que veía en mí ese diamante y recuerdo como Gema Carrasco y Jesús Ortega declararon que tras hacer mi proceso, me verían sentada como staff de Aventura, de hecho, no se equivocaron, elegí serlo.

Llegó mi Básico, un paseo agradable de cuatro días de verdadero aprendizaje y descubrimiento,  durante los cuales, conocí y compartí momentos inolvidables con mi visión 26, staffs, coordinadora y Alberto Ortega, donde me apoyaron a ver mucho más allá del horizonte que marcaba mis ojos, donde comencé a ir entendiendo aquel feedback de ese chico ”Poderosa”, me estaba permitiendo verme así. ¿Cómo es que nunca vi mis posibilidades y mi potencial? Mi amor hacia mí y el  mundo que me rodeada.

Después llegó el avanzado… (uff) me comunicaron que al principio no sería fácil, que debía estar abierta a todo, que confiara, que todo se hacía con amor y en apoyo. No fallaron, el primer día y segundo de avanzado fueron una lucha interna de mis emociones y mi cuerpo, que se resistía a veces a sentir, sin embargo de nada vale resistirse, todo ese trabajo es por una razón: pude verme en un espejo, viéndome a mí misma en una vida rutinaria, dejándome llevar por el tiempo, a merced de lo que digan los demás, viendo que me limitaba: inseguridades, desconfianza, verme en pequeña, miedo, ¡¡talento desaprovechado!! Con lo que me gustaba la literatura, la poesía, el teatro…y no estaba dando rienda suelta a ese don a ese talento, ¿Qué estaba haciendo? ¿Quién estaba siendo yo que esperaba sentada viendo mi talento sin utilizar?

Gracias a ese avanzado, comprendí quien era, conecté conmigo en todas sus facetas, siendo libre de mochilas y culpas. Conectando con ese poder, que tantas y tantas personas vieron en mí, viendo mi visión, mis sueños, iba a por ellos, yo elegí no ser observadora, sino pájaro libre abriendo sus alas dispuestas a volar.

Y  llegó mi liderazgo, el compromiso con uno mismo, con tu familia, con tu equipo, con el mundo. Tres meses de trabajo intenso, descubriendo y siendo fuente de dar, de aprendizaje, de amor, de contribución. Dando y recibiendo. He llorado, he reído, he sacado a relucir mis sueños que estaban congelados en un ”No puedo”, he compartido, he aprendido de mi de todos y cada una de las personas que han pasado por mi vida, porque han sido mi espejo de amor, corrigiendo en mi lo que me faltaba.

Sólo puedo dar gracias, gracias por tanto amor vivido, por las alegrías compartidas, por el apoyo recibido, por la escucha activa, por los fallos que cometo y de los que aprendo. Cada día trabajo con maneras de ser, sin olvidar quien soy, mi identidad. Sin olvidar que yo elijo la vida que deseo tener. Perdonándome a mí misma. Estos procesos me han apoyado a romper barreras, aunque cada día descubro y rompo más. He podido afianzar mis relaciones de pareja, de familia y amigos. Estoy tomando cada día decisiones que antes ni siquiera haría, descubriendo y experimentando nuevas emociones, recitando poesía, escribiendo, presentándome a concursos de literatura, y haciendo teatro. Buscando mi visión. ¡A por ello!

Gracias a todos, a Alberto Ortega, Jesús Ortega, Adeli, staffs, seniors, a mi equipo de V26, a mis ángeles que están ahí y a mi ángel enrolador, mi amado ángel, mi faro en la distancia, a ese chico que me abrió las puertas de este mundo esa mágica noche de verano y que no es casualidad, que ahora sea mi pareja.

“Y cuando menos lo esperaba…la magia iluminó mi camino”…Sí, definitivamente esa frase es la que describe mi vida de ahora.

Macarena Expósito, de V26, una soñadora Aventurera.

Archivado en:Testimonios

Recibe noticias

Marcar este artículo

Últimos artículos

Incluir Comentario

Enviar Comentario

© 2017 Blog 4mar. Todos los derechos reservados.
desarrollo por ReInSpirit.com